pol y phondy en el Mundial sub20

Esta temporada 2021 ha sido, sin duda, la mas apasionante y a la vez compleja de planificar de los últimos años, debido a la multitud de objetivos importantes que hemos trabajado junto a Pol Oriach y al resto de los componentes del #phondyteam, cada [email protected] de [email protected] con sus metas y retos personales.

Tras la pandemia de los últimos tiempos, este año por fin se ha podido competir y se han acumulado citas tan importantes como son un europeo y un mundial en pista, ambas separadas por un mes la una de la otra, y en la que decidimos hacer pruebas diferentes, que conllevan trabajos diferentes y a su vez complementarios los unos con los otros.

Así nos plantamos en Nairobi, nuestro primer campeonato del mundo, aplazado en fechas a esta temporada por la mencionada pandemia del 2020. Y muchos os preguntaréis y me habéis preguntado el por qué de la participación de Pol en la prueba de 1500 m…pues bien, tras el éxito conseguido con el título de campeón de Europa de 3000 obstáculos,  quedaba un mes de trabajo para Nairobi, ciudad que se encuentra a casi 1800 m de altitud, lo cual es un hándicap y una dificultad añadida para las pruebas de fondo. También de medio fondo, pero cuanto mas hacia el fondo, pues más dificultad de adaptación a mi entender. Esto, sumado al alargamiento de la temporada hasta mediados de agosto, pues me hacen pensar que el trabajo de un mes hasta el mundial, enfocado al 1500 m, va a ser un cambio psicológico importante para trabajarlo y  afrontarlo, y a la vez mas “llevadero”, dentro de que son ritmos intensos que no se habían tocado nunca hasta el momento. Contando además con que Pol tiene unas condiciones fantásticas para esta prueba, que también quedaron patentes tras ese 3.37 conseguido en Castellón, sin haberla preparado específicamente, y con trabajo enfocado a los obstáculos. Esto no fue decisión de última hora como puede parecer. Ya lo teníamos pensado, hablado y decidido muchos meses antes. Incluso ya habíamos informado a la federación de nuestras intenciones de cara a los dos campeonatos, para los que contábamos ya con las correspondientes marcas mínimas exigidas en ambas pruebas, a parte de tenerla también en la prueba de 3000 m lisos.

Dicho esto, el 13 de agosto hacemos nuestras maletas cargadas de trabajo e ilusiones, nos reunimos en Madrid con los otros 23 integrantes del equipo (16 atletas y 9 técnicos entre jefe de equipo, director técnico, una fisio, un médico y 5 entrenadores para todas las especialidades), y así emprendemos el largo viaje a Nairobi, donde aterrizamos el domingo día 15. Nada mas llegar, y hasta ubicarnos en el hotel, pues los controles PCR de rigor, y una nueva sorpresa…el campeonato se retrasa un día y va a comenzar el miércoles día 18 en lugar del martes día 17 como estaba previsto, debido a unos problemas con el sistema de cronometraje…y con ello, cambio de fechas y horarios de competición. Pol debía competir el martes 17 y el jueves 19, y con el cambio, se retrasa la semifinal al jueves 19 y la final al sábado 21. 

Toca replantear entrenamientos y estancia pre competitiva, pero considero que una vez asumido, fue mejor para tener mas días de adaptación, aclimatación y descanso antes de competir. Y así lo hacemos, hasta llegar al jueves 19, momento de la semifinal. Para mi el momento más difícil si puede decirse, ya que debe tratarse de un trámite para acceder a la final con el menor gasto posible, y siempre son pruebas complicadas de afrontar por la dificultad que tiene de colocación y de gestión dentro de la misma prueba. Como hándicap añadido, cuando Pol ya estaba dentro de la primera cámara de llamadas, cae un tremendo aguacero que hace suspender la competición mas de 40’. Con el calentamiento hecho, intentando mantener el cuerpo y la mente calientes, casi 1h después Pol sale a pista en la segunda de las series semifinales, prueba que corre fantásticamente bien, consiguiendo entrar tercero en meta y controlando su clasificación para la final por puestos.

Un día de transición, y el sábado 21 a las 16.31h, con 24º de temperatura y un 41% de humedad, llega el momento deseado de la final. 12 atletas en la línea de salida: dos kenianos, dos etíopes, un ugandés, dos eritreos, uno de Burundi, un marroquí y tan solo tres europeos, entre los que están Pol, un francés y un finlandés. La táctica esta clara…aguatar a los atletas africanos e intentar estar en disposición de plantarles cara, a sabiendas de que son atletas que altísimo nivel, que acreditan grandes marcas e incluso se habían clasificado en los trials de su país para los juegos olímpicos de Tokio. Pero hasta que no se cruza la línea de meta, aquí no gana nadie….

Salida tranquila con los correspondientes empujones y pelea por ganar la posición de carrera, con un paso tranquilo del primer 400 en 1.02. A partir de ahí, empiezan las hostilidades. Cambio brusco de los atletas kenianos, que desatan los nervios en el grupo y la necesidad de conseguir una buena posición con los correspondientes golpes y lucha por mantener el espacio, el ritmo y la posición de carrera. Ese parcial se hace en 58”, y ya de ahí hasta meta, ritmo frenético que hay que manejar y controlar para llegar a la última vuelta en condiciones de lanzar un buen ataque. Pol pasa el 1000 a ritmo de 2.28, 2.29, casi tres segundos por detrás de los dos keniatas y etíopes que encabezaban la prueba, y detrás de un atleta ugandés y otro eritreo. El ultimo 500 se realiza a ritmo frenético, con continuo incremento del ritmo de carrera, y Pol lanza su fantástico ataque con un fuerte cambio a falta de 300 m, que le llevan a rebasar a los dos atletas que le precedían, para irse en busca de la línea de meta y dando prácticamente alcance al 4º de los clasificados, cruzando la línea de meta en una fantástica 5ª posición, con un impresionante crono de 3.40.36. 

Posteriormente el tercer atleta en meta, el keniano Etiang, líder del ranking mundial, sería descalificado por pisar en la curva por el interior de la cuerda, por lo que la calificación final para Pol sería 4º, primer europeo, y muy cerca de los atletas que lideraban el ranking mundial de la categoría. Fantástico comportamiento una vez más de Pol en la alta competición, demostrando también una vez más su enorme clase, y bordando las dos competiciones internacionales con ese título de Campeón de Europa de 3000 obstáculos conseguido en Tallin, y este fantástico 4º puesto  en 1500 m en el mundial de Nairobi. Sin duda, nos va a dar muchas mas alegrías en un futuro que ya esta aquí. 

Así cerramos una temporada de ensueño, donde como resumen se han conseguido tres títulos de campeón de España, dos records en pista y una mejor marca española en 5k, un campeonato de Europa y este fantástico 4º puesto en el campeonato del mundo de Nairobi. Por delante queda cerrar la categoría sub 20, con la participación en el campeonato de Europa de campo a través, para el que empezaremos a trabajar en breve de cara a la clasificación para el evento. Y ya pensando y trabajando para el cambio de categoría que ya mismo tenemos aquí.

Personalmente, satisfacción plena por los resultados de Pol en particular, del que me siento tremendamente orgulloso, y por los resultados conseguidos por [email protected] [email protected] atletas del equipo en general, y de [email protected] que eran mi responsabilidad en este campeonato en particular, que eran [email protected] atletas de medio fondo, fondo y marcha. He disfrutado muchísimo con [email protected] [email protected], y con el gran ambiente y trabajo en equipo que hemos tenido con todos los componentes del cuadro técnico. 

Seguiremos trabajando con la mirada puesta en un futuro que ya está aquí, con los depósitos de la ilusión y motivación plenamente cargados. 

Y no quiero olvidarme de nuestro grupo, del #phondyteam, que han estado cada día aportando su granito de arena acompañando en el trabajo diario en el camino hasta la cumplimentación de estos objetivos, donde han sido piezas fundamentales. Gracias [email protected]!! SEGUIMOS!!

J. Fernando Garcia Herbera – phondy